La victoria en el Sánchez Luengo nos deja en segunda posición para cerrar el año.

El Club Deportivo Cieza logró una victoria tremendamente trabajada en un campo muy complicado como lo es el del CD Algar. El partido disputado y muy igualado, con un Algar que quería sorprender conocedor de la complejidad de las dimensiones de su terreno de juego, que quiso hacerlo un arma a favor. Las disputas en el centro del campo eran continuas donde, conforme pasaban los minutos, el dominador del choque iba siendo espartero. Queríamos llevar la iniciativa del choque y abrir el juego a las bandas con Barahona y Chema que aportaban la mayoría del peligro ciezano, pero las defensas se imponían en cada acción.

Fue un choque con muy pocas ocasiones, pero la que entró fue una de las nuestras. El capitán, José Parada, conectó una volea en la frontal que poco pudo hacer el guardameta local, abriendo el marcador en el 42 de partido. Ambos equipos éramos conocedores que sería un choque cerrado y de pocos goles y que el primero que marcara tenía gran parte del camino hecho para llevarse el triunfo.

En la segunda parte tocaría sufrir y mantener el marcador. El Algar puso mucho ímpetu y corazón pero Simón apenas sufrió para mantener la portería, una vez más, a cero. Los nuestros sabían de la importancia de mantener unido el bloque y sin fisuras atrás y buscar sorprender a la contra para sentenciar. El duelo se convirtió en un duelo bronco y con interrupciones, algo que nos beneficiaba para llegar al final con la ventaja. Finalmente no se movería el marcador y los tres puntos viajaron a Cieza, gracias al empuje de nuestra afición que también se hizo notar en el Sánchez Luengo.

Equipo y afición posaron en la foto de la victoria, que nos aúpa a la segunda posición aprovechando el tropiezo del UCAM Murcia B, nuestro próximo rival a la vuelta del parón navideño en La Arboleja, y a 5 puntos del líder.