El equipo, que dio muy buenas sensaciones, empató a cero en El Morao que registró un lleno hasta la bandera.

El Cieza sigue con el viento a favor. Ayer el equipo cosechó un buen partido y empató en un estadio y ante un rival complicados. El ambiente fue hostil desde la llegada del equipo a la ciudad santa, los cientos de aficionados del Caravaca recibieron al equipo espartero intentando meterles el miedo en el cuerpo, pero los nuestros sabían a lo que venían y con la cabeza únicamente puesta en obtener un buen resultado de cara a la vuelta, en Cieza.

El duelo fue tremendamente igualado entre dos equipos con muy buen trato de balón y sabiendo que la eliminatoria es a 180 minutos. El Cieza cuajó una gran primera parte, fue dominador y las llegadas de mayor peligro fueron por parte ciezana. Asier Barahona por la banda derecha llevaba el mayor peso atacante del equipo y tuvo el primer aviso, cuyo remate dentro del área se marchó desviado. En un par de contras, los de Paco García pudieron abrir el marcador pero nos faltó ese último pase. El Caravaca, bien posicionado, no podía llegar con claridad. La única ocasión clara que tuvieron en los primeros 45 minutos fue tras un pase filtrado entre la defensa para que Ayoub ante Simón se batieran en duelo, por fortuna tocó Simón lo suficiente para que el balón se desviara y Garnés mandara a córner la mejor ocasión caravaqueña. Carrasco, por su parte, salió como titular y estuvo bien marcado por los centrales que impidieron a nuestro delantero tener ocasiones claras de gol, aunque fue un verdadero tormento para la defensa rival.

Durante la segunda parte el Caravaca, aupado por los suyos, dio un paso hacia adelante y tuvo varios acercamientos de peligro. No sin antes tener el miedo en el cuerpo tras la doble ocasión, muy clara, de Andrés Carrasco cuando, mediada la segunda parte, recibió un pase lateral y tuvo doble ocasión dentro del área pequeña para hacer el 0-1, ahí el guardameta local se hizo gigante y evitó nuestro tanto. A partir de esa gran ocasión el Caravaca tuvo sus oportunidades. Simón voló para evitar que un chut desde la frontal acabara en el fondo de las mallas, acto seguido un larguero nos salvó del primer tanto local, siendo los mejores minutos de los blancos al poco de finalizar el choque.

Finalmente, tablas en el marcador, una parte para cada equipo y todo por resolver en Cieza. Nuestra afición, que estuvo presente en El Morao, dieron ejemplo de respeto, deportividad y de fervor por los nuestros. Gracias a los casi 200 aficionados ciezanos que se dieron cita en Caravaca. La próxima semana, en La Arboleja, será una caldera el domingo a partir de las 18.30h. ¡A por ellos!